NADA POR AQUÍ, NADA POR ALLÁ

Insulso empate 0 a 0 ante Central Córdoba en el Cilindro de Avellaneda.

Con los buenos augurios de los triunfos ante Newell’s y Arsenal, y pensando más en Boca que en lo podía suceder esta noche, Racing recibió a un irregular Central Córdoba esperando un triunfo que en ningún momento del partido estuvo posible.

El primer tiempo encontró a los visitantes replegados, pero con más claridad, generando la única jugada peligrosa del periodo y del partido, con un disparo de Brochero atajado por Arias a los 21. Un minuto antes, Cvitanich con un cabezazo había generado lo más punzante de la Academia.

El complemento tuvo menos emociones todavía y se desdibujó cada vez más, a fuerza de errores constantes, escasa claridad e ideas inexistentes. Los cambios no trajeron aires frescos: Correa no se enchufó nunca, Rojas sigue insignificante y Garré no pudo encarar nunca. Algo intentaron Piatti y Martínez, pero entraron faltando muy poco tiempo.

Lo más rescatable es que el equipo volvió a mantener la valla invicta, a afianzarse con fuerza en el fondo y alcanzó la punta junto a Independiente, aunque con riesgo de ser superado por varios equipos. Ese es el sabor agridulce de sentir que podríamos haber llegado al encuentro contra Boca punteros en soledad.

A seguir trabajando para mejorar el juego de la Sifoneta a la que todos nos queremos subir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *