LA VOZ DEL HINCHA: «Padre nuestro, que estas en el cielo»…

publicado en: Destacados | 0

Racing empató con Rosario Central en Arroyito. El punto conseguido no fue acorde al desarrollo del juego. Las manos de Arias y el gol de Licha López lo único positivo. Grave lesión de Diego González. 

Las tres victorias previas de Racing presumían el inicio de la recuperación en el juego y en los resultados, pero fue un espejismo por el nivel mostrado en la calurosa Rosario (32º grados al momento del partido). El empate del líder Boca obligaba a ganar para acercarse y pelear el bicampeonato.

De entrada la presión constante de un Central que pelea el descenso equilibró la jerarquía de ambos conjuntos. Sobre el minuto 13 una corrida de Molina por izquierda, con un Mena en modo Licht y sin ayuda, permitió que Gamba defina y concrete la ventaja para el elenco «canalla». 

Al minuto 20 un centro de Lisandro López se convirtió en gol y puso en tablas el partido ante la atónita mirada de los hinchas rosarinos. Un empate de «casualidad» que ilusionaba con algo más para el resto del cotejo. 

El segundo tiempo fue igual al primero con un amplio dominio «centralista». Con una receta simple el local desbarató el andamiaje de Racing: pelotazos cruzados, mucha presión y pases filtrados que eran una pesadilla. El medio «académico» no encontraba respuestas porque Díaz ya no es lo que era y Zaracho tampoco encuentra su nivel. Los tibios intentos de Barbona no alcanzaban para equilibrar el juego. 

Con las manos salvadoras de Arias (cada día más figura) y los palos como aliados, Racing se llevó de manera injusta un empate en la caliente «Chicago Argentina». Urge encontrar respuestas por parte del técnico y los jugadores, tal vez sea la hora de algunos juveniles, para encauzar esta temporada que recién comienza y que tiene como parada final la Copa Libertadores del próximo año. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *